El pase de diapositivas requiere JavaScript.

¡Claras tardes del otoño moguereño! Cuando el aire puro de octubre afila los límpidos sonidos, sube del valle un alborozo idílico de balidos, de rebuznos, de risas de niños, de ladridos y de campanillas….
(Juan Ramón Jiménez)

De esas risas que nos habla el poeta andaluz son de las que no nos cansamos de disfrutar cada año. Seguiremos buscando esas risas, cada otoño, al calor de las brasas y el aroma del castañero…

FotoJet